Seleccionar página

A tres días de las Paso del próximo domingo, el presidente Mauricio Macri les dedicó un discurso de 10 minutos a los cordobeses para pedirles que lo siguieran apoyando, luego de que cuatro años atrás lo respaldaron de manera contundente para llegar a la Casa Rosada.

El jefe del Estado subió la apuesta y le envió un mensaje a su electorado en la provincia. “Ahora los cordobeses tienen más responsabilidad que hace cuatro años. Tienen que ratificar todo lo hecho hasta ahora. Empieza a decidirse en pocas horas. Este domingo se decide si seguimos avanzando hacia el futuro o si volvemos al pasado”, manifestó Macri, otorgándole una crucial importancia a las primarias del domingo, en las cuales no se definirán cargos electivos, pero sí el escenario previo a la primera vuelta de octubre.

“Esta incertidumbre política hace daño”, aseguró.

Ante una Plaza de la Música colmada de dirigentes y de militantes, Macri reiteró su afinidad con Córdoba, a la que le atribuye haber sido el territorio donde nació el eslogan más fuerte del macrismo: “Sí, se puede”.

“Estoy muy feliz de estar en Córdoba. Me siento cordobés por adopción. Acá empezó a gestarse esa decisión de decir basta”, reafirmó Macri.

Luego de que hablaran los nueve candidatos a diputados nacionales de Juntos por el Cambio, el mandatario nacional, acompañado por su esposa, Juliana Awada, subió al escenario “360º” que se instaló en el centro de la Plaza de la Música.

En la provincia más anticristinista del país, Macri no mencionó a la expresidenta Cristina Fernández en su mensaje. Reiteró su apelación al “cambio” y a “no volver al pasado”.

Sin tampoco nombrar a Alberto Fernández, su principal rival en la pulseada por el poder nacional, Macri enumeró algunos logros de su gestión: obra pública, “transparencia” y mejoras en la institucionalidad. En todo momento habló de “no volver al pasado”.

“Córdoba tiene mucho para dar, pero hay que seguir esta transformación para poner al país al servicio de la gente y no de la política. Lo que hicimos no es en vano. Este domingo se decide mucho. Ustedes deben decidir si avanzamos o si retrocedemos”, enfatizó en el tramo más enérgico de su discurso.

Con una puesta en escena prolija y con los principales dirigentes de Juntos por el Cambio sentados alrededor del escenario circular, los momentos de mayor euforia se vivieron con algunas definiciones del Presidente, del primer candidato a diputado nacional Mario Negri y de Luis Juez, el quinto en la boleta, quien tendrá un duro examen para conseguir una banca en el Congreso Nacional.

Una espera al ritmo de cuarteto y Juez encendiendo a la multitud

“Acá no hay ningún ‘bondi’. No olfateen que tampoco hay ‘chori’. Todos los que estamos acá vinimos por convicción. El cambio es un millón de pequeños pasos. En este Gobierno nacional nadie roba y nadie es un bandido. Nos equivocamos y admitimos los errores”, dijo, vehemente, Luis Juez, fiel a su estilo, con el que encendió a los presentes, que hacía varias horas habían llenado la Plaza de la Música.
Hasta esa primera gran ovación que provocó Juez habían pasado más de cuatro horas, cuando ingresaron los primeros militantes, que se ubicaron en una tribuna del fondo del recinto.
La larga espera fue matizada a puro ritmo de cuarteto, con Rodrigo y Ulises Bueno como los principales protagonistas para aliviar el arranque del acto.
El presidente Mauricio Macri fue el último en aparecer en el escenario, acompañado por su esposa, Juliana Awada, quien enseguida se sentó en la primera fila, al lado del intendente Ramón Mestre y junto a los principales dirigentes de Juntos por el Cambio cordobés. También hubo empresarios que fueron a apoyar al jefe del Estado.
Esta vez no hubo globos amarillos ni bailes luego de los discursos.
Fuente: Lavoz.com.ar