Seleccionar página

La Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje condenó a una mujer, a su hermano y su madre por la agresión a un hombre.

Cadena Centro dialogó con el doctor Carlos Quintana abogado defensor quien remarcó que «el fallo habla muy mal de la Justicia de Córdoba y de los jurados populares» a su vez remarcó que «el pedido de 23 años de prisión supone una dificultad tremenda para conseguir una excarcelación, ella tiene 5 hijos a cargo que quedaran desamparados y a su vez con la posibilidad de la intervención de la SENAF»

Este miércoles la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje llegó a un fallo unánime por parte del Jurado Popular que llevó adelante el proceso en contra de los acusados Mónica Graciela Bonifacio y de sus hijos Enrique Emiliano Saganias y Flavia Silvana Saganias, quienes fueron condenados a 23 años de prisión por los delitos de “homicidio agravado por el vínculo, por ensañamiento y por el concurso premeditado de dos o más personas en grado de tentativa en concurso ideal con abuso sexual con acceso agravado en grado de tentativa e incendio en concurso real”.

Bonifacio y sus hijos fueron acusados por la agresión que sufrió Gabriel Fernández, un trabajador de la construcción, vecino de Capilla del Monte, el 13 de agosto de 2017.

Esa mañana, los ahora condenados se presentaron en la vivienda de Fernández, lo hicieron salir hasta el patio y allí lo golpearon y lo amenazaron con un arma. Luego lo ataron a un árbol utilizando alambres y lo sometieron sexualmente utilizando un hierro. En el ataque también incendiaron la vivienda.

El accionar de un vecino que presenció la situación y alertó a la policía logró salvarle la vida.

El ataque se produjo a consecuencia de una publicación en redes sociales realizada por Flavia Saganias, donde instaba a tomar represalias contra su ex pareja, acusándolo de haber abusado de su pequeña hija.

Días antes, el 8 de agosto, Saganias se había presentado en la fiscalía de Cosquín, donde formuló la denuncia sobre el supuesto abuso. Una semana después, realizó la publicación en las redes sociales que desencadenó la tragedia.

La fiscalía archivó la denuncia por no encontrar en las pericias realizadas en la niña indicios de abuso sexual.

Duras condenas

Durante todo el proceso, Flavia Saganias permaneció en libertad. Su madre y hermano se encontraban detenidos.

La fiscal de Cámara Haydeé Gersicich, en el momento de los alegatos donde pidió 23 años de prisión para todos los involucrados, presentó las pruebas en contra de los acusados en forma cronológica, poniendo de manifiesto que en el juicio no se juzgaba el abuso de una niña, sino el ataque a un hombre.

“No se juzgó si Fernández es responsable o no de un hecho de semejante características (por la denuncia por abuso), y si se estableciera que es responsable deberá responder como cualquier ciudadano que ha cometido un delito de esa clase”, sostuvo la fiscal.

“Realmente es un fallo que habla muy mal de la Justicia cordobesa, que habla muy mal de los jurados populares, un fallo unánime que condena a una madre inocente, que jamás generó e instigó ninguno de los hechos que sucedieron en la casa del abusador de su hija”, comentó a los periodistas González Quintana.

Continuó diciendo: “Lo que más nos preocupa es que los jueces de la cámara del crimen y los jurados populares han ordenado la detención de una mujer que tiene cinco hijos a cargo, todos menores de edad y esta siendo trasladada a un servicio penitenciario con un pedido de 23 años de prisión, lo cual supone una dificultad tremenda para lograr una excarcelación”.

Este medio habló con la fiscal Gersicich, quien destacó que la decisión del jurado popular haya sido por unanimidad y además de que se aplicaran ajustes en las calificaciones.

Con respecto a la decisión de la detención de Flavia Saganias, la fiscal sostuvo que el abogado querellante, Nicolas Cerrito, presentó pruebas donde se acreditaba que el hostigamiento hacia Fernández se realizaba en forma continua en las redes sociales y por este motivo, había pedido la inmediata detención de la acusada.

La doctora Gersicich, sostuvo: “No podemos permitir que se tome justicia por mano propia, para eso está la Justicia, para averiguar si el hecho existió o no existió y que responda de acuerdo a lo que dice la ley, porque pueden cometerse errores muy serios como vemos en este caso que estuvo a muy poco de costar una vida”.

Los fundamentos de la sentencia se conocerán el 13 de diciembre.